5 de agosto. El pliego petitorio y el surgimiento del CNH.

El movimiento estudiantil de 1968 está considerado como una de las movilizaciones sociales más importante del siglo XX en México.

Se trató de una lucha cívica en favor de la democratización del país y en contra de la represión política ejercida por los gobiernos que navegaron con el discurso revolucionario; por su propia naturaleza, el movimiento estudiantil atrajo la mirada internacional, gracias a que su estallido se dio a pocos meses de realizarse los Juegos Olímpicos en México.

Fuente: https://bit.ly/2vOiV6G

El 5 de agosto de 1968, días después de la participación del ejército y del cuerpo de granaderos en la toma de planteles educativos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN), a la que siguió la marcha encabezada por el rector de la máxima casa de estudios, se sucedió la segunda protesta multitudinaria convocada por alumnos del IPN, en la que se presentó un pliego petitorio y se dio a luz al cuerpo estudiantil dirigente que se encargó de encausar al movimiento, hasta su abrupta finalización el 2 de octubre de aquel año.

Durante el mitin llevado a cabo al culminar la marcha en la plaza del Carrillón, los estudiantes dieron a conocer el primer documento del movimiento; un pliego petitorio de seis puntos:

A la opinión pública

A los maestros, estudiantes y autoridades educativas

Los últimos días han sido de angustia y tensión para el pueblo de México. La violencia y la agresión asaltaron al IPN y a la UNAM. Esta situación fue desatada por la actitud histérica y absurda de un cuerpo policiaco a todas luces antidemocrático, desprestigiado y responsable por sus continuos atropellos a toda la población, que por lo mismo no inspira ni tiene autoridad moral para imponer orden alguno. Los estudiantes no hemos hecho otra cosa que oponer la razón a la violencia de la cual hemos sido objeto.

No es la primera vez que el Cuerpo de Granaderos reprime salvajemente a los estudiantes, tampoco es la primera vez que el Ejército pisotea nuestros más altos centros educativos (Morelia, Tabasco, Sonora, etc.). Actúan con mayor saña y se respeta menos la Constitución por parte de las autoridades. La libertad está cada día más reducida, más limitada y se nos está conduciendo a una pérdida total y absoluta de la libertad de pensar, de opinar, de reunirse y de la libertad de asociarse.

Los estudiantes estamos hartos de las calumnias y campañas de mentiras por parte de la gran prensa nacional, la radio y la televisión. Estamos cansados de este clima de opresión. Evidentemente estas situaciones conducen en todos los sentidos a un atraso progresivo del país. Por el contrario, las protestas activas de los estudiantes son críticas sociales que siempre llevan un contenido de justicia y libertad porque son esencialmente verdaderas.

Queremos subrayar que somos conscientes que la razón y la cultura siempre se imponen a la barbarie y la opresión: Galileo se impuso a la Inquisición y al oscurantismo; Joliot Curie se enfrentó valientemente al régimen fascista; Belisario Domínguez combatió la usurpación y la opresión y nos dio un ejemplo de firmeza y valor civil. Nos consideramos sucesores dignos de la mejor tradición de defensa y desarrollo de la cultura y justicia social y exigimos garantías jurídicas suficientes para todos los participantes en este movimiento.

Estos últimos acontecimientos han demostrado que el estudiantado está presente y dispuesto a no permitir que en el país prospere un clima de represión y violencia.

Los estudiantes exigimos a las autoridades correspondientes la solución inmediata de los siguientes puntos:

  1. Libertad a los presos políticos.
  2. Destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea, así como también el teniente coronel Armando Frías.
  3. Extinción del Cuerpo de Granaderos, instrumento directo de la represión y no creación de cuerpos semejantes.
  4. Derogación del artículo 145 y 145 bis del CPF (delito de Disolución Social), instrumentos jurídicos de la agresión.
  5. Indemnización a las familias de los muertos y a los heridos que fueron víctimas de la agresión desde el viernes 26 de julio en adelante.
  6. Deslindamiento de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades a través de policía, granaderos y Ejército.

Comisión Organizadora de la Manifestación: Comités de Huelga y Organización, Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura Ing. Civil, Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura Ing. Arq., Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas, Escuela Superior de Ingeniería Textil, Escuela Superior de Física y Matemáticas, Escuela Superior de Economía, Escuela Nacional de Medicina Homeopática, Escuela Técnica Industrial Wilfrido Massieu, Vocacional 7 Matutino, Vocacional 7 Vespertino, Tecnológica 3 (tres ciclos), Pre Vocacional 6 Matutino, Pre Vocacional 6 Vespertino, Vocacional 2 Vespertino, Vocacional 5 Matutino, Vocacional 5 Vespertino, Pre Vocacional 2 Matutino, Vocacional 4 Matutino, Vocacional 4 Vespertino, Facultad de Filosofía y Letras, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Facultad de Ciencias, Facultad de Medicina, Facultad de Química, Escuela Nacional de Economía, Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Escuela Nacional de Artes Plásticas, Preparatoria 2 Nocturna, Preparatoria 6 Nocturna, Preparatoria 6 Diurna, Preparatoria 7 Nocturna, Preparatoria 7 Diurna, Preparatoria 9 Diurna, Preparatoria 9 Nocturna, Escuela Nacional de Agricultura (Chapingo), Escuela Superior de Agricultura Antonio Narro (Coahuila), Escuela de Agronomía de la Universidad de Chihuahua, Escuela Superior de Agricultura de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Facultad de Agricultura de la Universidad de Nuevo León, Facultad de Agricultura de la Universidad de Tamaulipas, Escuela de Especialidades de Roque, Guanajuato.

Las autoridades federales fueron emplazadas por los estudiantes para dar solución a sus demandas –las que pasaron al terreno estrictamente político— o de lo contrario la huelga estudiantil se volvería un paro nacional[1]. En ese contexto fue que surgió el liderazgo del movimiento: el Consejo Nacional de Huelga (CNH), integrado por 225 delegados de 75 escuelas[2], preparatorias y universidades en paro de instituciones como la UNAM, el IPN, la Universidad Autónoma Chapingo, la Universidad Iberoamericana, entre otras.

La dirección del CNH fue consistente con la radicalidad de las demandas del movimiento, plasmadas en el pliego petitorio dado a conocer y, en su interior, se hizo visible la dirección de algunos de sus integrantes más emblemáticos como Raúl Álvarez Garín, Gilberto Guevara Nieblas, Sócrates Amado Campos Lemus, Marcelino Perelló, Luis González de Alba, Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, Roberta Avendaño Martínez “La Tita”, Ana Ignacia Rodríguez Márquez “La Nacha”, entre otros, quienes al final del movimiento fueron apresados y procesados por delitos como sedición, invitación a la rebelión y asociación delictuosa[3].

No se podría entender al movimiento estudiantil de 1968, sin la dirección y participación del CNH en cada una de las actividades realizadas por los estudiantes durante los meses de agosto y septiembre, tiempo en el que la movilización tuvo un importante ascenso, antes de su estrepitosa caída en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

 

[1] Batres, Vietnika, “1968: Estudiantes exigen destituir  a jefes policiacos; forman el Consejo Nacional de Huelga”, en Animal Político  disponible https://bit.ly/2neXpnN, consultado el 7-08-2019.

[2] Fernández, Oscar, “La creación del Consejo Nacional de Huelga, órgano máximo del movimiento del 68”, en La izquierda diario, disponible en https://bit.ly/2LYBqjU, consultado el 7-08-2019.

[3] “Historias del 68: La batalla personal de La Tita”, en Proceso, disponible en https://bit.ly/2njU8DP, consultado el 7-08-2019.

0 Comentarios

Comentario