7 de enero. Inicio de la Huelga de Río Blanco.

Fuente: https://bit.ly/2GXH6sc

Previo al inicio de la Revolución mexicana, el 20 de noviembre de 1910, se suscitaron una serie de eventos económicos, políticos y sociales que acusaban el desgaste del régimen porfirista a inicios del Siglo XX. La emblemática huelga en la fábrica de hilados y tejidos ubicada en la localidad de Río Blanco, Veracruz, se produjo por el tipo de régimen laboral al que fueron sometidos los obreros, no sólo en aquel centro de trabajo, sino en todo territorio mexicano.

El conflicto estalló el 7 de enero de 1907 debido a la ausencia de acuerdos entre los trabajadores de la industria textil y los dueños de los consorcios más importantes del ramo en diferentes estados de la república, incluyendo al otrora Distrito Federal. El problema se centró en las demandas del sector obrero por la mejora de las condiciones laborales, la obtención de un salario más digno y la regulación del trabajo infantil, entre otras, mediante el Círculo de Obreros Libres, organización que los representaba.

En el último trienio de la primera década del siglo pasado comenzó el conflicto a nivel nacional dentro de la industria textil, el cual se agudizó con amenazas de huelgas generalizadas en los estados de Puebla, Jalisco, Veracruz, Querétaro, Oaxaca y el Distrito Federal, lo que paralizó momentáneamente la producción dentro de ese sector. Esto orilló a buscar la intervención de Díaz en el pleito laboral, cuestión que fue desaprobada por los grupos de obreros más radicales, quienes repudiaban su largo mandato.

En los primeros días de enero de 1907, tras dos semanas del cierre de la fábrica, los obreros de Río Blanco decidieron levantar el paro de labores, pero el rechazo a sus demandas a través del nuevo contrato diseñado por las autoridades de la fábrica provocaron que los inconformes, enfurecidos atacaran la casa del oficial segundo del nuevo Círculo de Obreros Libres –aprobado por el entonces gobernador de Veracruz–, la tienda de raya de Río Blanco y las de las compañías ubicadas en la misma localidad.

La intervención de efectivos del ejército dejó como saldo 200 obreros asesinados, 400 prisioneros, 25 soldados fenecidos, 40 heridos y más de 1500 obreros despedidos.

La represión de los obreros de Río Blanco evidenció el clima laboral adverso al que eran sometidos la inmensa mayoría de los trabajadores en México, cuestión que se retomó en nuestra Carta Magna diez años después de esos lamentables sucesos, a través de la redacción del artículo 123 constitucional.

Fuentes:

  • González Navarro, Moisés, “La Huelga de Río Blanco”, disponible en https://bit.ly/2NDtBQT, consultado el día 7-01-2020
  • Hart John M., “Los obreros mexicanos y el Estado, 1860-1931”, en Nexos, disponible en https://bit.ly/2MxMOCZ, consultado el día 7-01-2020.

0 Comentarios

Comentario